Next Euskadi

Sala de Prensa

27/03/2016

“Un día especial, el Aberri Eguna, y una persona especial, Iñigo Urkullu”

Andoni Ortuzar, presidente del Euzkadi Buru Batzar, oficializa ante los 5.000 afiliados y simpatizantes que han abarrotado la Plaza Nueva de Bilbao la propuesta del EBB para que Iñigo Urkullu sea el candidato jeltzale en las próximas Elecciones Vascas

rss Ezagutzera eman
“Un día especial, el Aberri Eguna, y una persona especial, Iñigo Urkullu”

DESCARGAR IMAGEN

El Lehendakari dice rebelarse ante quienes auguran que nuestros hijos e hijas van a vivir peor que sus padres: “Tenemos que trabajar para que puedan vivir mejor, en una sociedad más abierta y global, más comprometida y sostenible, más innovadora”

“El EBB, de manera unánime, ha acordado proponer como próximo candidato a Lehendakari a Iñigo Urkullu Renteria. E Iñigo ha aceptado. Un día grande, una decisión grande. Un día especial, una persona especial. El actual Lehendakari y, estoy seguro, también próximo Lehendakari de Euskadi, Iñigo Urkullu. Eskerrik asko Lehendakari onartzeagatik. Eskerrik asko lau urteetan zehar egindako lanagatik, Euskadiren alde emandako ordu eta orduengatik”. Emocionado e ilusionado, el presidente del Euzkadi Buru Batzar, Andoni Ortuzar, ha iniciado su discurso de Aberri Eguna anunciando que el EBB ha propuesto esta misma mañana a Iñigo Urkullu como candidato a Lehendakari en las Elecciones Vascas de 2016, candidatura que, tras ser aceptada por Urkullu, deberá contar ahora con el aval de las bases jeltzales. “No han sido fáciles estos años que le han tocado batallar al Lehendakari y a su Gobierno: crisis económica y falta de dinero público, una pesada herencia del gobierno anterior, convulsiones políticas en el Estado y en Europa, crisis de la política, irrupción de partidos emergentes, hastío y cabreo social...”, ha reconocido Ortuzar. “Pero los resultados de tu gobierno están ahí, Lehendakari: un paro que va bajando aunque todavía sea más alto del que nos gustaría; una economía que, a pesar de todos los pesares y de las malas noticias que todavía recibimos, empieza a remontar y también nos da alegrías; una estabilidad institucional que es envidiada en cientos de kilómetros a la redonda, conseguida gracias a una constante disposición a dialogar con las otras fuerzas políticas; un mapa institucional completado con el acuerdo sobre la Ley Municipal, una Ley que ha costado sacar treinta y cinco años y que sale en tu mandato”, ha querido enfatizar el presidente del EBB.

Ortuzar ha lamentado los “nubarrones” que se ciernen sobre la política española. “Tres meses para conformar el Gobierno y nada de nada. Mucho WhatsApp y poca negociación, mucha rueda de prensa y poco diálogo”, ha criticado, antes de reivindicar la seriedad que ha guiado y guiará la acción de EAJ-PNV tras el 20-D. Eso sí, el líder jeltzale ha dejado claro que “nuestra prioridad está aquí, en esta Euskadi en construcción que avanza. Avanza en la Comunidad Autónoma Vasca, en Nafarroa y en Iparralde. El ‘Zazpiak bat’ empieza a ser una realidad tangible. Es verdad que con ritmos diferentes, con acentos y velocidades diferentes, en cada una de las partes del País. Y ese es quizás el secreto de que, por primera vez en la época moderna, avancemos. Que frente a quienes creían que había que integrarse por obligación, o frente a quienes negaban la evidencia de que hay un territorio del euskera y querían vivir de espaldas permanentemente, hay una sociedad que mayoritariamente quiere ir decidiendo su futuro y las relaciones que tiene con sus territorios hermanos con libertad. Y vamos dando pasos. Vamos sumando voluntades. Eso es construir Nación. Hoy estamos más cerca del ‘Zazpiak bat’ que el año pasado, y espero que el año que viene podamos decir otro tanto”. En ese punto, Ortuzar ha querido reivindicar la tarea de los miles de jeltzales que, desde hace más de 120 años, han trabajado, trabajan y seguirán trabajando en pos de la construcción nacional de Euskadi.

Un camino que tendrá su próxima estación en las Elecciones Vascas, en las que “va a haber que elegir entre quienes quieren desdibujar Euskadi, metiéndola en el saco de esa España caótica, o quienes creemos que Euskadi tiene que tener su lugar propio en el Mundo, tiene que ser una Nación reconocida y un espacio de progreso, bienestar y solidaridad donde se viva lo mejor posible. Por un lado estarán los tradicionales, PP y PSOE, más los emergentes Podemos y menos emergentes Ciudadanos. Y por otro estaremos nosotros, el PNV. Ellos, España, más o menos de derechas o izquierdas, pero la España del caos; nosotros, Euskadi, la Euskadi del futuro. ¿Y la Izquierda abertzale? Sigue en el diván. Respetamos su proceso y volvemos a expresar aquí que nos gustaría poder compartir más espacios de acuerdo y colaboración como el que hemos logrado con la Ley Municipal o en EUDEL. No creemos ni queremos que la Izquierda Abertzale entre en crisis. Pero tienen que clarificarse. Tienen que decir qué es para ellos más importante: el sustantivo Izquierda o el adjetivo Abertzale. No es lo mismo pretender una nación vasca que luego sea ese espacio de progreso y justicia social, que desde la revuelta social y la lucha antisistema se quiera llegar a una Euskadi revolucionaria. No es lo mismo. Sobre la primera opción estamos dispuestos a hablar; sobre la segunda, que llamen a otra puerta: esa Euskadi y ese modelo de sociedad no son los nuestros”.

Ortuzar ha querido poner en valor el trabajo que viene desarrollando la Ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco. “Allí hemos depositado nuestras bases para el nuevo estatus que Euskadi se merece. Y allí estamos dispuestos a hablar hasta el último minuto de esta legislatura en búsqueda de ese acuerdo. Vamos a intentarlo. Ese fue nuestro compromiso, sentar unas bases suficientemente amplias y suficientemente compartidas para alumbrar un nuevo autogobierno vasco. Lo vamos a intentar hasta el último minuto, y si no fuera posible será una de nuestras primeras tareas en la nueva legislatura”, ha garantizado.

El presidente del EBB ha concluido su intervención con una inequívoca declaración de intenciones. “Somos nacionalistas vascos. Abertzales. Creemos en una patria vasca y queremos hacerla crecer hasta su reconocimiento en el concierto internacional. Ni lo global ni el entorno político nos lo va a poner fácil. Pero confiamos en nosotros mismos. En la capacidad de las mujeres y hombres de este país. Confiamos en vosotros y vosotras para seguir impulsando este proyecto llamado Euskadi. Euskadi es nuestra Nación. Nuestra única Patria. Y queremos ser libres. Libres para vivir, libres para decidir, libres para ser”.

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, ha basado su discurso en tres pilares: la reafirmación de EAJ-PNV en su apuesta por un proyecto europeo que, eso sí, debe volver a inspirarse en sus principios fundacionales como espacio de convivencia, solidaridad y bienestar; la reivindicación de la mejoría, no exenta de disgustos y sobresaltos, que ha experimentado la situación económica y social en Euskadi en los cuatro últimos años; y un llamamiento colectivo a redoblar esfuerzos para que nuestros hijos e hijas puedan desarrollar su proyecto vital en las mejores condiciones posibles.

Urkullu ha recordado que ya hace 100 años, en 1916, “el Partido Nacionalista Vasco participó en Lausana en la III Conferencia de Nacionalidades para exponer la realidad de los Estados vascos y hacerla convivir con otras nacionalidades”. El Lehendakari ha asegurado que EAJ-PNV siempre ha abogado por una Europa “humana, centrada en la persona, unida en la diversidad, respetuosa con sus culturas y sus pueblos. Una Europa social, solidaria, integradora y abierta. Esa es la Europa que queremos. Una Europa que responda al reto del terrorismo internacional y la barbarie reivindicando los derechos humanos y la libertad. Una Europa con una política de seguridad coordinada, incluida la Ertzaintza como policía integral. Una Europa marco de convivencia, solidaridad y bienestar. Vamos a seguir trabajando por una Europa en la que Euskadi pueda participar, en pie de igualdad, como Pueblo con identidad propia”.

El Lehendakari se ha conjurado para “dar un nuevo impulso a nuestro País”, y lo ha hecho desde el optimismo y la ilusión. “Hace solo cuatro años este País estaba en recesión y perdiendo empleo. Pero actuamos con rigor en la gestión, priorizando a las personas y apoyando la reactivación económica, y en 2014 comenzamos a darle la vuelta a la situación. Vamos a cumplir nueve trimestres seguidos de crecimiento y empleo. Estamos avanzando sin dejar a nadie atrás. Somos conscientes de las dificultades, de las propias de la Administración y de las de la iniciativa privada. Las conocemos de primera mano, hoy con incidencia especial en la siderurgia y, particularmente, el acero: en Ezkerraldea, Padura, Urola, Gasteiz… Reconozco que tenemos mucho por hacer, por crecer, décima a décima, persona a persona, empleo a empleo. Todavía hay muchas familias con problemas serios en Euskadi. No podemos olvidarlo. Tenemos que seguir trabajando. Pero hemos ayudado a resistir en el presente y hemos planificado el futuro. El modelo vasco apuesta por la economía real, empresa e industria, emprendimiento y concertación. Con un objetivo de excelencia en las políticas sociales, educativas, culturales, de salud y medio ambiente. Pese a las dificultades presentes ya estamos en el camino del futuro. Ahora toca crecer”. Por todo ello, Urkullu no ha querido perder “ni un minuto” en contestar a los “catastrofistas” que “no saben más que criticar y exigir, ni a quienes predican una arcadia feliz sin tomar en consideración las características de la sociedad vasca, ni a quienes predican justicia social y prestaciones sin límite, ni a quienes prometen empleos desde una posición sin responsabilidad de gestión alguna, ni a quienes predican nuevas formas de hacer política y a los meses actúan con un ‘centralismo democrático’ propio de épocas pasadas. Ya conocemos a todos los predicadores. Les decimos alto y claro: una cosa es predicar y otra dar trigo; una cosa es prometer y otra cumplir. Y este Gobierno cumple su palabra: apoyo a la reactivación económica y la innovación; disminución del desempleo; estrategia Euskadi-Basque Country; apuesta por la familia. Eso es cumplir”.

“Quiero una Euskadi comprometida con su juventud. Y una juventud comprometida con la renovación y construcción de la nueva Euskadi”, ha concluido Urkullu. “Escuchamos que nuestras hijas e hijos no van a vivir como vivieron sus padres, que van a vivir peor… Me rebelo ante esa afirmación. Tenemos que trabajar para que puedan vivir mejor. Mejor no significa vivir igual. Van a vivir en una sociedad más abierta y global, más comprometida y sostenible, más innovadora, que se adelanta a los tiempos. En una sociedad en red y redes. En una Euskadi orgullosa de su propia identidad y de compartir sus valores. Esta es la Euskadi del futuro que demanda todo nuestro esfuerzo. Euskadi del futuro que pide un nuevo impulso. Euskadi del futuro que vamos a construir juntos. Trabajamos en el presente para construir el futuro. Con el espíritu abierto, positivo y constructivo del Partido Nacionalista Vasco”.

Next Euskadi